2 d’agost de 2011

30/07/2011 - Margalef

Vistas desde Can Verduras.


Paso a recoger a Ruben y prescindiendo de las predicciones catastróficas de los señores del tiempo nos decidimos, ya en la furgo, por bajarnos hasta Margalef.

Cruzamos Barcelona con lluvia y nos encontramos con unas nubes amenazadoras concentradas sobre Montserrat, después...sol y buen tiempo!!!

Parada casi obligatoria en La Granadella para almorzar y vuelta a la furgo. Poco después ya estamos aparcando con la idea de hacer una visita a Can Verduras. Enseguida nos llevamos una idea de lo que va a ser el fin de semana...y es que yo ya no recordaba que estamos en Moscalef...y cuando aprieta el calor tienes tantas moscas alrededor que te llegas a sentir caca.

Llegamos en pocos minutos al sector y parece que tanto las moscas como la gente se han puesto de acuerdo por irnos todos al mismo sitio. Para calentar nos metemos en Baginades 6b+. Empiezo yo y voy bastante bien hasta que a dos chapas de la reunión no consigo ver por donde va la vía y me acabo colgando para buscar la siguiente chapa, escondida bastante más a la derecha de donde yo buscaba. Ruben le da un pegue y encadena sin problemas. Después la repito yo y ya sabiendo por donde van los pasos, encadeno, con mis temblores cotidianos, pero bastante bien. Al bajar pongo las cintas en la vía de su izquierda.

Ruben se mete en O’Mar Galef 7b. Va montando poco a poco y estudiándose los pasos. Al bajar me llega el turno y me meto en El día de la Bestia 7a a la que le había dejado las cintas puestas. Cuando me doy cuenta, tengo delate de mis narices la reunión. Encadene y alegría.

Turno de Ruben. No consigue encadenar y acaba la vía estudiando los pasos con más detenimiento. Yo la pruebo en Top Rope pero el paso de para salir de la repisa me tira para atrás y me tengo que pillar de la cinta. El resto de la vía, aunque con descansos, consigo solucionarlo más o menos bien. Ruben le da otro peque pero sigue sin suerte... y el calor y las moscas no ayudan en nada.

Descansamos un poco y algo más tarde me meto en Krilín 6b+. Encadeno, aunque cansado, sin demasiados problemas. Ruben tampoco sufre demasiado para llevársela. El todavía se siente con fuerzas para meterse en Murcielagus 6b+. Yo esta prefiero dejarla para otra visita...vamos, que ya no tiro.

Recogemos, nos despedimos de la gente, nos bajamos hasta la furgo y de allí al bar del pueblo.

Una clara y varias Volls más tarde el bar se ha llenado con los mismos que nos hemos encontrado en el sector. No hay ganas de cocinar. Un plato combinado, otra Voll y a dormir.


Vistas desde el Racó de la Finestra.

Noche tranquila y algo calurosa. Al despertar, recogemos todo y nos acercamos otra vez al bar para almorzar algo. Subiendo por la rampa, un coche nos pide paso y será que el mundo es tan pequeño como dicen...nos encontramos con Marc y Carles.

Almorzamos los cuatro tranquilamente. Nos ponemos al día sobre nuestras vidas. Cachondeo entre nosotros y bromas con los dueños. Para más casualidad resulta que nos vamos todos para el mismo sector.

Parking, pateo y en pocos minutos estamos en el Racó de la Finestra.

Nos metemos en Laverint d’ombres 7b. Empiezo yo y voy montando la vía. Uno de los primeros pasos me lo he de saltar y me pillo de la cinta. A una chapa antes de la reunión, aunque he ido de cinta a cinta, decido que ya he tenido suficiente “calentamiento”.

Me bajo y me encuentro casi cara a cara con un chaval muy largo...Adam Ondra.

Llegan Marc y Carles que han estado calentando por ahí y se ponen en alguna vía de más a nuestra izquierda. Ruben se mete en nuestra vía, va recordando pasos y acaba de montarla. Yo le doy un pegue en Top Rope y a parte del paso del inicio que se me resiste el resto va saliendo con algún descanso. Llego a la reunión contento...todavía me falta mucho pero ya no me parece imposible.

Descansamos. Charlamos los cuatro y hacemos broma de un Ondra que solo duerme y hace un 7c como si nosotros hiciéramos cuartos. Hasta se permite quedarse colgado de un bidedo cuando se le rompe una presa de pie. La verdad es que estuve tentado de pegarle el cambiazo a la bolsa de magnesio, que es la misma que la mía, para ver si así se me enganchaba algo.

Ruben le da un último pegue a Laverint d’ombres pero la vía se resiste y tendremos que volver otro día. Nos despedimos de Marc y Carles. Saludamos al resto de escaladores, creo que polacos, y nos volvemos para la furgo.

De nuevo paramos en La Granadella y desde allí, ya hasta casa.